Diderot

"En la sociedad hay dos clases de personas, los médicos y los cocineros; unos trabajan sin descanso para conservar nuestra salud y los otros para destruirla, con la diferencia de que los últimos están más convencidos de lo que hacen que los primeros." -.Denis Diderot.-

sábado, 28 de marzo de 2015

Muslos de pollo con tomate

         Hoy cocino unos muslos de pollo con tomate, una receta sin alardes ni estridencias, Sin nombres largos ni alharacas, una de esas recetas buena sin más. De esas que nos abren la valijita de los recuerdos, el olor a tiza del colegio y al carbón de cocina de mi madre y el chamuscado de la piel del pollo, y a un lado de la placa el tomate salpicándolo todo color de sangre caliente... en fin, que espero que os guste. Vamos a ello.
          Como musica para hoy una debilidad, un trabajador de la música Ángel Robledillo, todo un descubrimiento ya lo veréis.

Ángel Robledillo

          Yo, la noche anterior pongo el pollo sumergido en una salmuera, que básicamente es agua con una cucharada de sal, esto hace que el pollo se hidrate y vaya tomando un poquito de sal, aún así habrá que añadirle después, pero si tenéis prisa os lo saltáis sin más.
Ingredientes: 
  • 6 muslos de pollo
  • una lata de tomate triturado
  • 1 atadito de bouquet garni (tomillo, romero y laurel)
  • una cebolla grandecita
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • aceite
  • sal 
  • azúcar
          Empezamos con el tomate que es lo que más tarda. Freímos el pimiento cortado en 2 ó 3 trozos en una sartén con aceite (cuidado porque salta muchísimo)
          Cuando esté frito reservamos el pimiento y en ese mismo aceite,  que tendrá el sabor del pimiento, pochamos la cebolla y los ajos cortados muy finitos.  Y pasados unos minutos ponemos en bouquet garni ( que como ya sabéis es un atadito de tomillo, romero y laurel)
         Cuando este pochada la cebolla añadimos el tomate le ponemos sal...
           ...y azúcar, para quitarle acidez. Y dejamos que se vaya friendo a fuego medio suave, si lo poneís muy fuerte tendréis gotas de tomate por toda la cocina. Podéis añadirle medio vaso de vino blanco si queréis y dejáis en la medida de lo posible destapado para que vaya evaporando agua.
           Sacamos el pollo de la salmuera y secamos con papel de cocina, para que no salte mucho el aceite de la sartén.
           Salamos y freímos en una sartén con aceite y unas láminas de ajo.
           Dándole vueltas hasta que esté dorado por todos los lados.
           Cuando esté terminado el tomate, veréis que ha perdido gran parte de líquido, Si queréis lo podéis para por un pasapurés como he hecho otras veces (a mi no me gusta meterlo en la batidora porque coge un color anaranjado más feillo), yo hoy no lo voy a triturar, metemos los muslitos de pollo y colocamos de nuevo el pimiento frito y dejamos cocer todo junto durante unos 15 minutos.
           Emplatamos y estará todo dispuesto para comer. Von appétit. Sed felices.
           Para terminar Rozalen nos lleva a Berlín, ¡qué frio!  ¡qué bonita canción!
Rozalen
Muslos de pollo con tomate