Diderot

"En la sociedad hay dos clases de personas, los médicos y los cocineros; unos trabajan sin descanso para conservar nuestra salud y los otros para destruirla, con la diferencia de que los últimos están más convencidos de lo que hacen que los primeros." -.Denis Diderot.-

sábado, 18 de octubre de 2014

El Bizcocho del yogur

          El bizcocho del yogur es un clásico de la cocina desde que tengo memoria. Lo han hecho todas las madres desde tiempo inmemorial. Pero no por eso deja un bizcocho de sabor exquisito que nos sigue alegrando los desayuno de cada día.
          Para aquellos que no lo habéis hecho nunca, os aconsejo que lo probéis, será toda una sorpresa su sabor y la facilidad con que se hace. Vamos a ello. 
 
 Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 125 de yogur natural
  • 100 g de aceite de oliva (una medida de yogur)
  • 180 gr. de azúcar (dos medidas de yogur)
  • 240 gr. de harina (tres medidas de yogur)
  • un sobre de levadura royal (unos 15 gr.)
  • la ralladura de la piel de un limón
  • TRUCO: yo le pongo también un sobre de azúcar avainillado y un chorreón de agua de azahar
  • azúcar glass para adornar
           Lo primero es batir los huevos con el azúcar y el sobre de azúcar avainillado si lo queréis poner, durante unos 5 ó 6 minutos.
          A continuación añadimos el yogur y batimos de nuevo un minuto
             Agregamos el aceite y volvemos a batir oro minuto.
              Vamos ahora con la ralladura del limón y el agua de azahar si queréis ponerla.
           Casi para terminar tamizamos la harina...
          ...y añadimos la levadura química
           Mezclamos todo bien.
          Ponemos a calentar el horno a 180º grados con calor arriba y abajo sin ventilador, y mientras tanto untamos el molde con mantequilla, tanto el fondo como el lateral.
         Enharinamos bien el molde para que no se pegue el bollo
 
         Volcamos la masa y nivelamos con movimientos de vaivén.

          Para terminar horneamos durante unos 35 ó 40 minutos. Sabremos cuando está hecho cuando lo pinchemos con un palillo de brocheta y salga seco.
          Se vemos que antes de estar horneado se tuesta mucho por arriba le pondremos encima un papel de aluminio para evitar que se tueste demasiado.
          Para terminar espolvoreamos con azúcar glass una vez frío.