Diderot

"En la sociedad hay dos clases de personas, los médicos y los cocineros; unos trabajan sin descanso para conservar nuestra salud y los otros para destruirla, con la diferencia de que los últimos están más convencidos de lo que hacen que los primeros." -.Denis Diderot.-

martes, 18 de febrero de 2014

Sofrito de verduras

       Una cosa que se hace en mi casa desde hace tiempo es que una vez que nos ponemos a hacer sofrito, lo hacemos para que nos sobre y podamos guardarlo en el congelador durante por lo menos un mes. Esto resulta muy útil para muchas cosas, por supuesto para todos los arroces, muchos guisos de patatas, tomate  frito y un sin fin de recetas que ya iremos viendo. Tener en cuenta que hay algunas marcas que ya fabrican sofrito en botes para facilitar esta labor, pero lo bueno que tiene hacerlo nosotros es que será más barato, podemos hacerlo con las verduras que queramos y darle el toque personal que a nosotros nos guste.
Ingredientes:
  • 2 cebollas
  • 1 puerro 
  • 4 dientes de ajo 
  • 1 kilo y medio de tomates maduros
  • 1pimiento rojo
  • 1 pimiento verde 
  • 2 zanahorias 
  • 1 berenjena 
  • 1 calabacín grande
  • 100 g de aceite 
  • Sal 
  • 1 C/C de azúcar  
  • 1 C/C de pimentón dulce
             En primer lugar en unas cucharadas de aceite ponemos  a pochar los ajos, las cebollas y el puerro, no hace falta picarlos demasiado finos, yo lo trituro al final.
              Una vez pochados ponemos la zanahoria y los pimientos
           Para terminar los tomates troceados. Empezarán a soltar agua, dejamos al fuego hasta que se vaya consumiendo el agua del tomate, salamos. 
          Para terminar ponemos las verduras más blandas, el calabacín y la berenjena y dejamos pochar todo a fuego suave para que no se nos pegue , el aspecto final tendrá que ser como un pisto.
          Entonces añadiremos el pimentón, el azúcar y probaremos y corregiremos de sal. 
          Trituramos, (o no, eso va a gusto de cada uno) dejamos enfriar y congelamos. Cuando lo necesitemos podemos dejarlo descongelar o colocarlo tal cual en la sartén.