Diderot

"En la sociedad hay dos clases de personas, los médicos y los cocineros; unos trabajan sin descanso para conservar nuestra salud y los otros para destruirla, con la diferencia de que los últimos están más convencidos de lo que hacen que los primeros." -.Denis Diderot.-

lunes, 17 de febrero de 2014

Gari, jengibre encurtido

          Los fans del sushi conocen bien el jengibre encurtido. Este marinado, conocido como gari, es un encurtido dulce servido con el sushi. Está destinado a ser consumido entre bocado y bocado como un refrescante del paladar, pero también es delicioso por sí solo. También se puede utilizar para dar sabor en aderezos de ensaladas o ser consumido junto con el arroz.  

Ingredientes: 
  • 150 gr. Jengibre
  • 1 c/s de sal
  • Vinagre de arroz (si no tenemos se puede poner de manzana)
  • 2 c/s de azúcar
  • Agua  
         Pelar el jengibre. La manera más fácil de hacerlo es con el canto de una cucharilla, raspando la superficie sin hacer demasiada presión. De esta manera eliminaremos la piel sin llevarnos casi nada de la carne del jengibre. 
          Después lo cortamos lo más finamente posible con una mandolina o un cuchillo si eres muy preciso. También se puede unas un pelador de verduras.
 
           Una vez cortado el jengibre, lo sumergimos en un baño de agua con sal durante al menos una hora
           Mientras tanto en un cazo ponemos el resto de los ingredientes: es decir, el vinagre de arroz y el azúcar. Si no os gusta muy fuerte, se puede rebajar con un poco de agua, y se lleva a ebullición y se deja hervir a fuego lento unos cinco minutos.
          Pasado el tiempo de maceración del jengibre en la salmuera, lo escurrimos (preferiblemente con una centrifugadora de verduras) y secamos. 
          Ponemos las  láminas en un recipiente no reactivo al vinagre, cerámica, cristal o plástico y vertemos sobre él, de forma que lo cubra, el vinagre. 
         Y dejamos macerar durante un par de semanas, en este tiempo el jengibre irá tomando un color rosado. 
          El gari mezcla el sabor salado del macerado, el agridulce del encurtido y el toque de picante del jengibre. Hay a quien le gusta mucho y a quien no le gusta nada, he encontrado pocas personas a las que deje indiferente.
          Si no tenemos paciencia o no queremos complicarnos la vida, podemos comprarlo en las tiendas de productos asiáticos a un precio muy razonable.